Hemos trasladado el busto de Abderramán III a la exposición sobre el Castillo, porque ha sido motivo de división y enfrentamiento entre los vecinos, su colocación en la Plaza más representativa del Municipio.

Queremos un pueblo unido, y pensamos que en la Plaza Aragón deben colocarse símbolos con los que TODOS los vecinos nos sintamos identificados.